La inteligencia

Los jueves desayuno con González en el Fass de nuestro barrio sosaina. Normalmente está lleno de madres y padres que acaban de dejar a sus hijos en el Colegio Alemán, pero este jueves era festivo. Hay días que nos vemos y sólo compartimos el café, para después salir a la carrera hacia lo siguiente. Hay otros en los que la palabras se enganchan y no hay manera de separarnos. Llegué este jueves con ganas de hablar de la eliminación de España, de la posesión, del tiki-taka, de los penaltis, del ningún nivel del presidente de la Federación Española, cosa que parece que va unida a lo de ser presidente de algo en este país, no hay más que ver a Ayuso y a Sánchez. También quería hablar de lo que me gusta Luis Enrique en su versión de streamer, en fin, todos temas menores y ligeros, muy de bar. Y resulta que mi amigo no apareció.

Y el viernes, que llovía, como hoy, hacía frío, igual que hoy y jugaban Brasil contra Croacia primero y Argentina contra Países Bajos después, me llamó González para invitarnos a verlos en su casa. Me dijo que tenía amigos argentinos y holandeses de visita y que podía ser un buen programa. Accedimos, claro.

Lo que pasó en los partidos ya lo saben todos y si no lo saben, mejor para ustedes, porque querrá decir que están al margen del mundial. Pero esa noche, después de que los muchachos tatuados le dieran patadas a la pelota, se empujaran, se llamaran bobo, y los demás giles del mundo nos alegráramos por Messi, o lo contrario, González sacó una cena muy rica y nos olvidamos de todo lo anterior. Ya veníamos entonados por unas cuantas cervezas del partido, y el vino y una guitarra que había traído Alejo, uno de los argentinos, terminaron de encauzar la energía hacia lugares más estimulantes. Cantamos, comimos y bebimos, evidenciando que si no miras las redes sociales, estás de mejor humor y mucho más atento a lo que sucede. Y fue precisamente hablando de eso, de algoritmos y de lo bien que ejercen su función de mantenernos todo el puto día con la cabeza gacha, que terminamos hablando sobre la inteligencia. Primero de la humana y luego de la artificial. Total nada.

Qué cosa tan indefinible la inteligencia. Etimológicamente es simplemente la cualidad de elegir bien entre las diferencias opciones. Pero si es eso, ¿por qué se nos llena la boca con esa palabra, por qué tanto anhelo de que nuestros hijos, sobre todo ellos, sean inteligentes, por qué tanta literatura, tanta relevancia, tanta preocupación, tanta envidia del que lo es y tanta crítica al que no lo es?. No sabemos qué es y la valoramos mucho. No tenemos como medirla, en este mundo material donde lo único que existe es lo que se puede contar, medir o pesar y aún así, somos tan osados de decir quienes nos parecen, o no nos parecen, inteligentes. Y sin saber qué es, ahora nos lanzamos a aplicar ese no saber al mundo de las máquinas. Somos unos genios los Sapiens.

Pues nosotros el viernes terminamos con el debate y también con el vino, y quizá ambas cosas estén relacionadas. Y concluimos que la inteligencia se trata de adquirir conocimientos, sí, de velocidad de cálculo, también, de capacidad de dar la respuesta correcta, obvio. Y también de elocuencia verbal, de capacidad de resolver problemas, de crear nuevas conexiones, de inventar, de equilibrar las emociones de la habitación en la que estás, de fluir, de no enfadarte por el puto mundial, de descubrir quién eres y empujarte en la dirección correcta. de amar, de dejar el mundo mejor de lo que lo encontraste. Y bueno, de cantar con amigos, sobre todo de eso, de cantar con amigos.

Así que canten, canten con amigos, canten en la ducha, canten en el coche, o en la calle. No se enfaden, no miren Twitter, no hagan caso a los que te explican todo en pocos caracteres y sin mirarte a los ojos. Sean inteligentes, que verán que converge mucho con ser compasivos. Y sobre todo aprendan a tocar la guitarra, que es un triunfo absoluto en una noche de diciembre, con potencial bronca por algo tan absurdo como el fútbol.

Pasen un maravilloso tercer domingo de adviento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s