Me pica el niqui

El domingo es el día del Sol. el lunes de la Luna, el martes de Marte, luego Mercurio, Jupiter, Venus, Saturno y de vuelta al día Sol. Los Caldeos habitaban Babilonia (Mesopotamia) 4000 años antes de Cristo y ya conocían como se comportaban los ciclos del sol y la luna, así como los de los cinco planetas principales (los que ellos veían). Fueron los primeros en dividir la circunferencia en grados, minutos y segundos y el día en 12 horas dobles. Eran una civilización muy avanzada y la prueba es que más de 6000 años después seguimos utilizando el sistema que ellos reconocieron a través de la observación del cosmos.

El Contrafantasma sabe que entendiendo el cosmos y su funcionamiento, como en su época hicieron los Caldeos, se puede entender mejor a hombres y mujeres y las relaciones entre ellos. Que cada uno de nosotros somos un microcosmos y que el bienestar y la armonía suceden cuando estamos en disposición de conectar los puntos y de reconocer las conexiones entre el cosmos y nosotros.

Y el caso concreto es que Bernie había llegado a la reunión de Me pica el Niqui (así se llama el grupo de Whatsapp), un colectivo de individuos unidos por el amor a la naturaleza y a la música electrónica, que a priori parecen conceptos antagónicos, pero que conviven en armonía y que cada mes organizan una salida al campo que dura todo el fin de semana y donde tumbarse boca arriba a ver el cielo y bailar durante toda la noche si es necesario, son actividades igual de importantes. Bernie iba vestido como en él es habitual, pantalones cargo verde botella, botas de montaña marrones, chaqueta militar multibolsillos de camuflaje y un gorro calado gris que esconde una total ausencia de pelo. Bernie es como un personaje recién salido de una batalla del Call of Duty y además un magnifico representante de lo masculino en su analogía con el sol. Sabes con certeza por donde va a entrar y salir, que lo va a hacer siempre a su hora y que no importa la época del año él cumple. Sabes que sus ciclos son largos (como los de las estaciones), por lo que no va a generar estrés ni a él ni a su entorno inmediato y sabes que aunque haya nubes, va a seguir cumpliendo con sus funciones. El sol es masculino, extrovertido, amarillo (color asociado al reconocimiento), previsible, puedes confiar en él y además emite luz, calienta y da energía.

El Contrafantasma hablaba de esto con Irma mientras Bernie se sentaba y pedía una cerveza. Irma tiene esas cualidades masculinas muy bien desarrolladas y aún así cambió su gesto cuando el Contrafantasma asoció esas características solares a lo masculino. Es mujer, feminista de las que entienden las diferencias, pero aun con ese entendimiento, reacciona en situaciones así. Estamos navegando una época en la que saltan las alarmas cuando se exponen las diferencias entre lo femenino y lo masculino, incluso en aquellas personas que las reconocen y las aplican en su día a día. Cuando precisamente son las diferencias y su complementariedad lo más maravilloso que existe en el cosmos. Cuando hombre y mujer se compenetran, su unión es como esa esfera bien pulida que la sueltas y corre y corre y corre. No hay más que ver una pareja enamorada, o una pareja de socios trabajando en un proyecto común.

Si, Irma, siguió el Contrafantasma, no me pongas esa cara. Lo femenino tiene que ver con la luna, tiene capacidad de acoger, de reflejar la luz del sol e iluminar la noche. Es blanca (color de lo puro, de lo sagrado) y cuando está completa, es sublime, rotunda, magnífica, numinosa. La luna aparece de noche, cambia de un día a otro y sus ciclos son cortos, de 28 jornadas, muy similares a los vuestros. A la luna no la ves venir, no sabes por donde sale y a veces ni sale. Lo femenino tiene esas cualidades, no me lo negarás. Irma seguía con el gesto torcido, pero ahora era un torcerlo hacia la sonrisa. Es verdad que cuesta aceptar el concepto de las diferencias porque se está luchando de manera heroica por la igualdad exterior de las mujeres. Pero la igualdad exterior no nos hace ser lo mismo. En esencia somos diferentes, como lo son la luna y el sol y sólo seremos capaces de colocar a las mujeres y lo femenino en el lugar sagrado que le corresponde, si partimos de esas diferencias esenciales y su complementariedad.

Que maravilloso si las mujeres y los hombres, lo masculino y lo femenino, formaran pequeñas esferas y se complementaran como la luna y el sol.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s