Umdenken y la media

Julian es un alemán amigo del Contrafantasma desde hace 24 años cuando llegó a Madrid por amor a una mujer española. Luego se ha quedado todo este tiempo por ese amor y por otros. Ama Valencia, el mar, el sol 300 días al año, ama comer tarde, la sobremesa larga y sobre todo ama el ruido de la calle a cualquier hora del día. Y el jueves pasado se juntaron como hacen cada seis meses y hablaron de cómo fue su adaptación al país.

Después de tres horas de charla, dos teteras y un constante movimiento de dedos de Julian enrollando tabaco de liar ecológico, una preciosa palabra alemana emergió para definir aquel proceso. Umdenken, dijo Julian, que en español sería algo como “cambio radical en la forma de pensar”. Y Umdenken lleva resonando en la conciencia del Contrafantasma desde aquel momento.

Hoy se ha levantado muy pronto y se ha puesto a escribir a su amigo. Gracias Julian por tu tiempo, por compartir conmigo lo que supuso para ti encontrar el amor de pareja, crear una familia, desarrollar tu profesión y ser feliz en una geografía y una cultura que no son la tuya de origen. Gracias por enseñarme esa maravillosa palabra que con tan pocas letras define tan bien todo aquello. Y gracias también porque esa palabra apunta lo que nos hace falta a todos en esta sociedad en la que vivimos, un cambio radical en la forma de pensar.

Y para empezar con ese proceso voy a cambiar mi forma de pensar respecto de la media, del concepto y utilidad de la palabra “media” . La media siempre me ha generado cierto malestar. Esa sensación de que uno no está bien en la media, pero se siente mal si se sale de ella. Un lugar que la opinión pública valora, pero que los individuos no acabamos de acoger con alegría. La media nos empuja hacia el carril central de la sociedad, que nos separa de nuestro centro como ser humano, nos deshumaniza y que nos quita integridad individual y capacidad de reconocimiento de lo que nos pasa en cada momento. No podemos hacer la media de cómo nos hemos encontrado en un día porque cada instante es único, cada hora que pasa es irrepetible. Ahora estoy cansado, luego aburrido, después hambriento, luego emocionado. Pero si me preguntan al final del día simplemente diré que he estado “bien” o “mal”. La media, tratando de unificar, de democratizar, lo que consigue es doblegar y confundir conciencias. Lo siento por los científicos de la estadística, que hacen ímprobos esfuerzos tratando de trasladar la realidad humana a “medias”, para solo conseguirlo a medias. No se puede y además es perjudicial. Creer que el término medio es una virtud es un error, beber una media de siete copas de vino a la semana si solamente bebes los sábados a la hora de comer, puede acabar con tu vida y con la de otros. No se puede hacer la media de los ingredientes de un cocido madrileño para que éste salga rico, ni siquiera al día siguiente cuando se convierte en ropa vieja. A muy pocos individuos les van a quedar bien los pantalones si los fabricamos todos con el largo adecuado para la estatura media del país. Y si no sirve para el vino, para el cocido y para los pantalones, no sirve para casi nada.

Julian, este es sólo el comienzo de mi Umdenken.

Un abrazo y gracias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s