Un accidente por dos Dry Martini

Tenía 21 cuando empezó todo, había nacido de unos padres enamorados en una época de recién estrenada democracia. Dice el pastor californiano Rick Warren en un TED Talk (pulsa para verlo cuando acabe el post, merece la pena) que el nacimiento de un hijo nunca es un accidente, pero sus padres siempre le dijeron que el suyo había sido producto de uno. Más en concreto del vomito de su madre de la píldora tras una noche de Dry Martinis de un lluvioso febrero. Esos padres tenían 27 años, noches de garitos madrileños, cubatas de ginebra y  mucha, mucha marcha. Su declaración tras engendrarle fue que el Contrafantasma era el fruto de su amor. En el mundo vegetal el fruto no le sirve de mucho a la planta, pero en cambio es sustento de otros animales e incluso de los humanos. No se si sus padres eran conscientes de este hecho y estoy seguro de que nunca dirían que el fruto de su amor no les ha producido ninguna alegría, pero la vida del Contrafantasma ha sido un continuo de idas y venidas y éste se da por satisfecho si al menos, como fruto, ha servido como alimento de corazones de algunos de los seres con los que se ha cruzado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s