Complejo de madre

Para mi madre y todas las madres en este día y todos los demás días.

__________________________________________________

El Contrafantasma disfrutó ayer un artículo de Nuria Labari en El País, donde la autora habla de su experiencia como madre en los 2000 y la diferencia con respecto a madres y abuelas de generaciones atrás. Reía porque lo escribe con gracia y asentía interiormente, porque tiene mucha razón en las cosas que relata.

La lectura le trajo un recuerdo, cuatro reflexiones, un complejo y una conclusión.

El recuerdo es el de su madre y sus históricas demandas. La madre del Contrafantasma trabajó toda la vida fuera y dentro de casa, tuvo hijos, fue compañera, amiga y amante de su pareja, se ocupó de sus padres cuando estos lo necesitaron, ejerció el mando en aquella unidad familiar y, en su contexto, las cosas que reclamaba eran las mismas que demanda Nuria en 2019,  Su sociedad también había cambiado mucho respecto a la de sus padres. Podía votar, jugar al baloncesto, divorciarse, ver una película erótica en un reproductor Betamax, tomar la píldora, hacer yoga, tenía libertad de culto, podía viajar, hacer top less y mandar a tomar por culo a un conductor de la EMT en el caso de que éste golpeara su Renault 5, y que, no contento con eso, le recomendara además irse “a casa a fregar”, porque conducir no era para mujeres.

Y podía hacer eso y también quedarse con el filete más pequeño, llevar a los niños al entrenamiento y hablar con los profesores del colegio cuando había tutoría. Ah, y aún tenía tiempo para ver Falcon Crest, aunque no fuera en Netflix y a tomar un botellín de Mahou cada mediodía antes de comer.

Cuatro reflexiones respecto al único punto de desacuerdo con el artículo, que llega al final de la lectura, cuando dice, “...Sin embargo, el mito (o timo) que cae sobre la idea de maternidad se ha mantenido intacto y medieval. Nosotras, las madres, tenemos desde el momento en que parimos una capacidad de abnegación y sacrificio individual nunca vistas“.

Primera, la maternidad en los 2000 es mucho más un timo que un mito, y es así debido a la concepción del mundo incorrecta que manejamos. Los mitos son narraciones que nos cuentan el origen del mundo, la creación y el desarrollo de la historia de la humanidad y se suelen interpretar de manera simbólica. En este caso no podemos hablar de un mito, ya que esta capacidad de las madres de la que habla la autora es real, cotidiana, experimentable de forma directa por todos, por el simple hecho de que todos hemos tenido madre. La madre da vida, provee vida y eso es pura esencia humana y pura esencia de lo femenino, de la mujer. Esta vida está pegada al día a día, sin necesidad de ser interpretada para experimentarla. Lo que sucede es que esa cualidad maravillosa no está de moda. El colectivo (la sociedad) está mucho más pendiente de la obra exterior de ellas y ellos.

Segunda, situar la época medieval como benchmark originario de la maternidad actual se queda corto. Se puede llevar mucho más atrás en el tiempo, porque lo esencial de ser madre, lleva siendo así desde el nacimiento de la especie.

Tercera, esas capacidades de abnegación y sacrificio (de madre), cuya experiencia se acentúa exponencialmente si se tienen hijos, se deben desarrollar igual si no se tienen éstos. Así que por favor, desarrollemos las, que son fundamentales para la vida en armonía.

Y cuarta y última, en diferentes fases de la vida y de maneras distintas, tanto mujeres como hombres debemos desarrollar correctamente esas capacidades de madre, que el Contrafantasma ha aprendido que se llaman complejo de madre.

Un complejo es un hábito de comportamiento. Ese hábito de comportamiento es inconsciente, lo repetimos de manera automático sin darnos cuenta. Los complejos pueden estar bien desarrollados, si han sido elaborados correctamente y se reproducen en su justa medida, o mal desarrollados y suponer un incordio para el individuo y para los que le rodean, si han sido mal elaborados y/o se reproducen incorrectamente, ya sea por exceso o por defecto.

El complejo (recuerden, hábito de comportamiento automático e inconsciente) de madre, aplica tanto a mujeres como a hombres y tiene que ver con el cuidado de las necesidades básicas para la vida. Tiene que ver con cuidar a los demás (como lo hacen sobre todo las madres, desde el principio de los tiempos), pero de igual manera tiene que ver con cuidar de uno mismo y esto no lo hacen ni mujeres (menos aún cuando son madres), ni hombres, demasiado enfocados todos en la obra exterior de sus vidas. El complejo de madre bien desarrollado es el que posibilita que uno se cuide y que cuide a los demás. De nada sirve una madre abnegada con el resto, que no cuida de sí misma.

Volviendo al recuerdo de antes, la madre del Contrafantasma murió de cáncer en poco menos de un mes después del diagnóstico. Tenía 67 años de aparente salud. Hasta ese día no se había quejado de nada más que de un catarro muy cojido al pecho, que le impedía respirar bien en determinados momentos de aquel verano. El catarro resultó ser un adenocarcinoma de 5 cm en el pulmón derecho y metástasis en huesos, riñón e hígado. Su complejo de madre introvertido (con ella y sus necesidades) negativo (menos cuidado del necesario), hizo que, por no dar el coñazo, por no alarmar, por no ser un problema, ese día ya fuera demasiado tarde para corregir nada.

Y por último una conclusión. Nuria tiene razón en levantar la voz y en señalar que la sociedad ha cambiado mucho, respecto a la España en la vivieron nuestras madres y abuelas y que nadie nos ha dado el manual de instrucciones. Es cierto que ha cambiado mucho en lo exterior, y con ello en la manera exterior de ser madre (y padre) y donde los días siguen durando 24 horas. Como siempre, el mundo exterior domina el paradigma, imponiendo sus reglas. Pero conviene parar y recordar que en lo interior, en lo esencial, ser madre hoy es igual que en la época medieval, en la del imperio romano o en la del neolítico. Y conviene no descuidar eso interior, conviene comprobar si nuestros hábitos de comportamiento son los correctos, antes de que sea demasiado tarde, individual y colectivamente.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s